JAIME BAYLY PROGRAMA JUEVES 21 DE ENERO DEL 2016

Channel: BRUTOLAS

755

TIP: Right-click and select "Save link as.." to download video

Initializing link download... Initializing link download.....

Que Irán ha financiado a Podemos era un secreto a voces que el Gobierno ha ignorado hasta ahora por intereses electorales. Pero el cambio va más allá de una investigación.
Ahora es una sorpresa que Irán ha financiado a Podemos.
Ahora, aunque su líder habló tranquilamente de ello en una comparecencia que rueda por las redes sociales como un chiste de cuñados, cuando todos estábamos hartos de criticar el doble rasero de los de morado, entre el eje Irán-Venezuela y el modelo nórdico.
ADVERTISING

Ahora, con los 69 diputados 'sans-culottes' en el Congreso, el Gobierno de Mariano Rajoy hace su celebrada interpretación del Capitán Renault en 'Casablanca' y se escandaliza y pide cuentas a Teherán.
Ahora, cuando Podemos ya ha dinamitado al PSOE; ahora, cuando los recién llegados han metido el miedo en el cuerpo a los decepcionados votantes, animándoles con el viejo y bueno "o yo o el caos". Ahora.
Dado que Pablo tiene un programa en la televisión pública iraní en sus emisiones en español, HispanTV, es infinitamente improbable, por decirlo suave, que los servicios españoles de inteligencia no contaran con indicios sobrados para emprender los trámites que ahora se inician, lo que nos deja indicios sobrados para que sospechemos que el retraso no es casual, y sí bastante irresponsable, por decir lo menos.
Pero la explicación que da Pablo de esta extraña alianza, si bien posiblemente ilegal, inmoral, desvergonzada y reveladora, no es más que la aplicación a la política nacional de una ley de hierro de la geopolítica: en lo personal y aun nacional, el enemigo de tu enemigo es a menudo otro enemigo, pero en el plano internacional se convierte indefectiblemente en tu aliado.
"Las naciones no tienen amigos permanentes, solo intereses permanentes", y uno haría bien en repetirse esa máxima del primer ministro británico Lord Palmerston asistiendo al 'deshielo' de la relaciones de Estados Unidos con Irán tras el levantamiento de sanciones y el regreso, según gustan de titular no pocos diarios, del régimen de Teherán a la comunidad internacional.
¿Por qué un régimen que, según todos los baremos ideológicos convencionales, estaría a la derecha de Genghis Khan tiene interés en financiar un partido como el de Iglesias, que defiende todo lo contrario de lo que aplica Teherán a su pueblo? La respuesta la da el propio Iglesias en el vídeo mencionado: para desestabilizarnos. ¿Tiene Irán algo contra España? En absoluto: sencillamente, pertenecemos al bloque occidental liderado por Estados Unidos, el Gran Satán, su enemigo jurado... Hasta ahora.
Las noticias del acercamiento de Estados Unidos a Irán han caído como un jarro de agua fría sobre la derecha occidental, incluida la nuestra. Irán ha sido hasta ahora un 'Estado paria', aliado con los peores enemigos de Occidente, de Rusia a los países de la Alternativa ALBA sudamericana; es una teocracia islámica en un momento en que Occidente, por decirlo suave, está especialmente sensibilizado con el Islam, y su historial democrático y de derechos humanos no es precisamente impecable, lejos de ello.
Así, la imagen de Kerry "agradeciendo" al régimen de los ayatolás el trato recibido por sus marineros después de que estos fueran hechos prisioneros y expuestos a la humillación pública es más de lo que puede tragar el conservador medio, que ve en ello, a más de una insensatez y una vergonzosa cesión, la prueba de que Obama es un elemento poco de fiar.
Y, sin embargo, tiene sentido, y podría traer grandes ventajas, incluso desde el punto de vista nacional.
Se quiera o no, para Occidente la Umma -las naciones islámicas- son, sino un enemigo, sin duda un rival. Su cultura, como se está viendo cada día con la crisis de los refugiados y, en general, con la inmigración masiva hacia los países europeos, es diametralmente distinta a la nuestra en asuntos cruciales, como el concepto de sociedad abierta, la relación entre los sexos, la libertad individual, el papel de la religión en la vida pública o el sistema democrático. Todo lo que para el occidental es básico, es 'haram' para el musulmán.
En el seno de este rival, a su vez, libran una batalla a muerte casi desde su mismo origen dos facciones, chiíes y suníes, representados hoy por Irán y Arabia Saudí, respectivamente. Apoyar a una de estas facciones contra la otra -el viejo 'divide et impera' romano- es de primero de maquiavelismo global. Pero, ¿a cuál de ellas?
Hasta ahora, los beneficiados con los favores de Occidente han sido y aún son los suníes o, si se prefiere, los países árabes del Golfo. Estados Unidos ha sido clave en el afianzamiento de la dinastía saudí a cambio de las oportunas concesiones petroleras. Pero este arreglo, que tantos buenos frutos ha dado desde el punto de vista de Washington, es cortoplacista y su utilidad se acerca a su fecha de expiración.